La camisa

Doménico Dolce y Stéfano Gabbana

No digo quiero una camisa blanca,  quiero La camisa. Le dí muchas vueltas a mi camisa hasta que la encontré, o me encontró ella a mí, estas cosas son así.

No se si habeis visto revista en las que aparecen fotografíadas actrices vestidas únicamente con una camisa masculina, recuerdo un reportaje a Jennifer Anniston, y están fabulosas. Pues eso es lo que yo buscaba, no aparecer en una revista fotografíada claro, sino una camisa de mujer pero masculina. Todas las que yo veía en las tiendas tenían encajes o jaretas o puños con bordados… Vi una modelo en una revista y la camisa que llevaba era de Máximo Dutti Hombre. Cómo no va a haber camisas maculinas para nosotras.

Coco Chanel hubiera rebuscado en el armario de sus amantes, pero mi marido tiene unas tallas más que yo, así que idea descartada.

También pensé hacerme una a medida en El Corte Inglés. Aquí hacen camisas a medida ya sabeis de caballero y le bordan el nombre si quereis. Me han comentado que alguna petición han tenido de chicas, especialmente de Blazer.

Un día pasé a una tienda ví una camisa blanca con unas poquitas jaretas y me la compré es de Caractere, muy bonita pero un poquito más de vestir. Y ese mismo día la encontré: es una camisa de Dolce Gabbana, como yo os la había descrito masculina pero para una chica (tiene los botones a la izquierda). Os lo explico, porque Dolce Gabbana tiene camisas de este tipo de varios colores, en rosa (después volví por esta), en negro. Este tipo de camisas son fundamentales para tener como prenda básica de fondo de armario. Ya os explico algo sobre las prendas básicas en otro artículo.

En Granada éstas de Dolce Gabbana yo las encontré en la tienda Tamayo, en la fuente de las batallas. En Madrid puedes buscarla en la tienda de Dolce Gabbana en el Barrio de Salamanca.

Este tipo de camisa yo la considero muy sexi.

Un consejo, la ropa básica, especialmente si es de marca, compradla en las rebajas. Te puede costar hasta el 50%. Y sirve para todas las temporadas.

Ahora te contaré algo sobre las historia de la Camisa, es muy interesante, te entererarás de por qué de la abotonadura a derecha o a izquierda:

Una curiosidad a tener en cuenta, es que las camisas (como otras prendas de botones masculinas) abrochan de izquierda a derecha (tienen la fila de botones a la derecha) y las de las señoras abrochan de derecha a izquierda (tienen los botones a la izquierda). Obedece a que los hombres antaño podían desabrocharse la camisa con la izquierda y agarrar o sostener la espada con la mano derecha. Mientras que la mujer solía sostener al niño con la izquierda y desabotonar su camisa o blusa con la derecha.

Las primeras camisas se ponían pasándolas por la cabeza (al igual que una camiseta), ya que al principio la camisa fue considerada una prenda de ropa interior, y siempre se ponía debajo de otras prendas de vestir; solamente se lucía o veía el cuello de la misma.

Precisamente, de ahí viene la costumbre que indica el Protocolo, que una caballero nunca debe quedarse en mangas de camisa, al menos en presencia de las señoras, por considerarse que era como quedarse desnudo en ropa interior. Por eso lo caballeros nunca deberían quitarse la chaqueta en los banquetes y otros actos.

Eran bastante utilizados los cuellos postizos, pues como indicamos anteriormente, era la única parte que se lucía, en un principio; así se podía cambiar el mismo, sin tener que lavar el resto de la prenda que no se veía.

Cuando aparecen las primeras camisas de colores más oscuros, rayas y estampados, las clases sociales más altas optan por mantener el blanco en los cuellos y puños de las camisas, como signo de distinción, para tratar de mantener las diferencias.

Para elegir una camisa, hay que saber si se usará con corbata o no, y hacer la prueba cerrando el último botón del cuello. Recuerdad que una camisa mal ajustada se convierte en un instrumento de tortura, y además dará una mala impresión.

Las camisas de vestir suelen ser blancas, sin botones en el cuello y con puños para gemelos (doble puño) y, por supuesto, de manga larga. Tampoco llevan bolsillo. Una camisa clásica, nunca lleva bolsillo, y si lo lleva nunca debería usarse, para eso tenemos los bolsillos de la chaqueta. Las camisas de manga corta deben dejarse para ocasiones informales, el verano, cuando vestimos de sport, o para ir vestido sin chaqueta.

Texto tomado de :http://www.protocolo.org/

2 responses to “La camisa”

  1. audrey

    Yo no me veo favorecida con la camisa clasica, así que recurro a mi divertido diseñador David Delfín que mezcla lo clásico y lo moderno, y compré una camisa suya que es mitad camisa convencional y mitad camiseta, con ella consigo tener ambas cosas y verme más mega…………………………………estupenda.
    Audrey

Leave a Reply